Newsletter.

EL PAÍS. José Carlos Capel en Asador Imanol.

1 septiembre, 2003

Lo que parece una taberna de pintxos es un asador muy serio regido por el prestigioso Miguel Ansorena que se abastece de productos nobles y que se beneficia de la experiencia de su propietario. Es sabrosa la tortilla de bacalao, muy fina la morcilla de arroz a la parrilla con pimientos y suculentas las antxoas a la bermeana. La casa vuelve a triunfar con el bacalao frito o a la parrilla, sus níveos y gruesos

tacos son una delicia. Pero su mayor mérito se concreta en los asados a la parrilla, da igual que elija carne o pescado, los rapes rociados de una finísima emulsión de aceite de oliva, vinagre y ajos son un prodigio. La misma técnica se aplica a los txitxarros, lubinas y rodaballos. Aún así el gran acontecimiento es el txuletón, en el que Ansorena es un maestro, se abastece de gruesas cintas de vacuno mayor que deja madurar en cámaras entre tres y cuatro semanas, trocea las txuletas de 1 kg con un grosor de tres dedos, que primero templa cerca del fuego y luego embadurna con sal marinada mientras se asan para que creen costra y resulten jugosas, las sirven troceadas y se toman con pimientos del piquillo. (José Carlos Capel)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR
Restaurante Imanol
a Olga y María