Newsletter.

EL MUNDO – Metrópoli – Crítica periferia. Festival carnívoro.

1 diciembre, 2006

Antes de desembarcar en el barrio de Salamanca con ‘Asador Imanol’, que se ha convertido en uno de los grandes templos carnívoros de Madrid, el veterano fundador de ‘El Frontón’ Miguel Ansorena se rodó en las sidrerías de Las Rozas y La Moraleja, que hace ya un lustro se reconvirtieron en los primeros ‘Asadores Imanol’.

 El ‘Imanol’ de Las Rozas brilla con luz propia en la planta baja del complejo de ocio Heron City: un oasis gastronómico en una especie de parque temático consagrado al ‘fast food’ . A la entrada del local, una gran barra de pinchos, siempre atestada, da paso a un inmenso (y ruidoso) comedor en el que no falta ni un detalle típico de sidrería, con las gigantescas kupelas enseñoreándose del lugar.

Los pescados salvajes de Ondarroa y el chuletón de carne roja son las estrellas de la casa. La chuleta una pieza de más de un kilo llega a la mesa perfecta de maduración y de punto, tierna, jugosa, rica en mineralidad… insuperable. Como acompañamiento, muy correctas patatas fritas de sartén y pimientos de piquillo confitados memorables. Antes, para abrir boca, buena chistorra, impecable morcilla de Orio a la parrilla y anchoas en salazón y a la bermeana (las segundas, muy superiores). Como cierre, esa bomba hipercalórica que es la ‘pantxineta’. La carta de vinos con predominio de Rioja y Ribera, y el servicio, muy eficaz.

Más info 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR
Restaurante Imanol
a Olga y María